top of page
banner blog.jpg
  • Blindek

¿Qué es la inseguridad social y cómo prepararte para afrontarla?


Cómo afrontar la inseguridad social

La inseguridad social es un problema que afecta a la vida cotidiana de muchas personas en todo el mundo. Se refiere a la falta de seguridad o estabilidad en el ámbito social. Y se caracteriza por la presencia de violencia, delincuencia, desigualdad, pobreza y falta de oportunidades.


En las últimas décadas, la sensación de inseguridad respecto al futuro se ha incrementado en la sociedad. Cada vez es más común que las personas sientan incertidumbre sobre su situación económica y laboral a largo plazo.


Consejos prácticos para protegerte de la inseguridad social


Haciendo frente a la inseguridad social

Dado que la inseguridad social es un problema que afecta a muchas personas en la actualidad, lo mejor que puedes hacer es poner en práctica algunas medidas de seguridad en tu grupo familiar para que estén más protegidos en diversas situaciones.

  • Mantén los ojos abiertos y sé consciente de tu entorno

Cuando estás en lugares públicos como caminando por la calle o usando transporte público, es importante mantener los ojos abiertos y estar atento a las personas y situaciones a tu alrededor. Evita estar completamente enfocado en tu teléfono u otros dispositivos, levanta la mirada frecuentemente y observa quién se encuentra cerca de ti.


Esto te permite detectar posibles amenazas o comportamientos sospechosos con anticipación. Si ves a alguien actuando de manera extraña o intimidante, cruza la calle o muévete a un área más poblada. Mantenerte alerta de esta manera puede ayudarte a evitar convertirte en víctima de la delincuencia.

  • Evita áreas oscuras y aisladas

Cuando estás en espacios públicos o al aire libre, es crucial evitar zonas que estén poco iluminadas, aisladas o que carezcan de mucha visibilidad. Este tipo de lugares oscuros o solitarios te convierten en un blanco fácil y vulnerable para potenciales delincuentes.


Por ejemplo, si sales a caminar o trotar en la noche, evita callejones, parques y caminos desiertos. En su lugar, frecuenta avenidas principales, vecindarios residenciales y parques con buena iluminación artificial y natural. Considera ir acompañado por alguien más, ya que hay más seguridad en números.


De día, ten precaución en estacionamientos subterráneos, callejones, paradas de autobús solitarias, entre otros. Permanece en áreas concurridas como centros comerciales, escuelas o edificios de oficinas. Si debes transitar por una zona aislada, sé extremadamente alerta de tu entorno.

  • Desarrolla un sistema de seguridad doméstica sólido

Crear un entorno seguro dentro de tu hogar es la primera línea de defensa contra actividades criminales. Comienza instalando cerraduras de alta calidad en todas las puertas y ventanas, incluyendo las que dan al patio, garaje o sótano. Asegúrate de que las cerraduras sean resistentes y cumplan o superen los estándares de seguridad.


También puedes considerar agregar detectores de movimiento al interior y exterior de la casa que se activen con cualquier intruso y envíen una alerta. Otra opción es instalar un sistema de cámaras de seguridad, idealmente tanto dentro como fuera, para monitorear los puntos de entrada y otras áreas.

  • Cambia tus rutinas y hábitos regularmente para aumentar tu seguridad

Adoptar rutinas y horarios predecibles en tu día a día puede hacerte más vulnerable ante posibles delincuentes. Al hacer las mismas actividades a la misma hora y tomar las mismas rutas diariamente, los criminales pueden detectar fácilmente tus patrones y horarios.


Para evitar esto, es recomendable cambiar tus hábitos y rutinas con regularidad. Por ejemplo, alterna entre diferentes rutas cuando vas al trabajo o sales a correr. Sal de tu casa y regresa a horas distintas, dentro de un rango variable.


Si sueles ir al banco los lunes en la mañana o al supermercado los miércoles por la tarde, mezcla el día y la hora de estas actividades. También puedes coordinar cambios ocasionales en tu rutina con familiares o compañeros de trabajo, para no estar solo.


Al romper con la predictibilidad y variar tus patrones, será muy difícil que alguien detecte y se aproveche de tus hábitos. Mantener un elemento de imprevisibilidad agrega una valiosa capa de seguridad en tu día a día.


Inseguridad social: protección
  • Crea y practica planes de emergencia

Desarrollar y practicar planes de emergencia completos puede marcar una gran diferencia en la seguridad de tu familia ante diversas situaciones peligrosas. Comienza creando un plan integral que incluya múltiples escenarios como incendios, terremotos, inundaciones, intrusos en la casa, entre otros.


Define rutas de escape claras desde cada cuarto, asegurándote de que todas las puertas y ventanas se puedan abrir fácilmente. Selecciona un punto de reunión exterior seguro a una distancia prudente de la casa para reunir a la familia luego de evacuar. Ten un plan alternativo en caso de que no se pueda acceder al punto principal.


Asigna responsabilidades específicas a cada miembro de la familia para situaciones como llamar al 911, desconectar servicios públicos, tomar provisiones de emergencia, entre otras tareas críticas. Si tienes niños pequeños, enséñales cómo contactar a la policía o a los vecinos en busca de ayuda.

  • Mantente informado e involúcrate en los recursos comunitarios de seguridad

Es importante mantenerte actualizado sobre las tendencias y estadísticas delictivas en tu zona, así como sobre cualquier alerta de seguridad emitida por las autoridades. Revisa periódicamente los reportes y datos de criminalidad de tu comuna.


Asiste a las reuniones comunitarias con las autoridades policiacas para conocer sus estrategias de prevención del crimen y poder expresar tus inquietudes como residente. Infórmate también sobre cualquier programa vigente de vigilancia vecinal o iniciativa ciudadana orientada a promover la seguridad de la comunidad.


Al mantenerte informado sobre los problemas de seguridad locales y trabajar unido con tu comunidad, puedes contribuir a que tu vecindario sea un lugar más seguro para vivir con tu familia.


consejos para evitar inseguridad social

Siguiendo estos consejos, puedes tomar medidas importantes para protegerte a ti, a tu familia y tus pertenencias del riesgo de la inseguridad en la ciudad. Recuerda que con precaución y tomando decisiones inteligentes, puedes reducir los riesgos y sentirte más seguro en tu entorno.


Blindaje de vehículos, una protección integral


El blindaje de vehículos puede ser una medida efectiva para protegerse personalmente y a la familia en situaciones de peligro. Y es que permite viajar de manera segura, sin temor a los asaltos comunes en las calles de las ciudades y en las carreteras.


Esta es una solución de protección que puede disuadir intentos de robo y garantizar la integridad de tus pertenencias, así como tu integridad y la de tu familia.


Si quieres asegurar tu protección, en Blindek Chile podemos ser tus aliados. ¡Contáctanos!

Comments


bottom of page